Dos estrenos en primavera

Si juntas primavera y banda de música, inevitablemente aparecen las marchas de procesión. Son un mundo musical en sí mismas, hay muchísima variedad, y son parte importante de nuestro patrimonio cultural.

Como profesor de banda, hago una constante labor de escucha, estudio y selección de material que me parece interesante para inculcar a mis alumnos, dedicando a esta forma musical buena parte del segundo trimestre.

Como compositor, últimamente andaba algo parado en este género, después de haber compuesto tres piezas en años consecutivos (2012, 2013 y 2014). Y en este 2017 parece que las ganas se acumulaban, porque salen casi al par dos nuevas composiciones: La Santa Vera+Cruz y Resurrección.

FullSizeRender(6).jpg

La Santa Vera+Cruz es un regalo para mis amigos de la cofradía del Cristo de la Vera+Cruz de Almogía (Málaga). Aunque se gestó a finales de 2016, es en 2017 cuando va a ser escuchada por primera vez. Es la segunda marcha que les dedico (despues de Hermanos de la Vera+Cruz, de 2014), y ambas aparecerán en un trabajo discográfico en el que ahora mismo están trabajando y que saldrá a lo largo de este año. Para mí es un placer componer para ellos porque nuestras ideas musicales confluyen a la perfección, y siempre saben ser agradecidos. La marcha sigue mi línea compositiva habitual, y refleja las imágenes que atesoro en mi mente de los Jueves Santos que viví en las calles de Almogía: belleza, misterio, sobrecogimiento, oración…

Resurrección fue una idea que venía madurando pero que nunca me atrevía a llevar a cabo. Finalmente salió a borbotones y en una sola semana plasmé la música en la partitura. La EmmdoBand participa desde hace unos cuantos años en la procesión de facundillos del Domingo de Resurrección de Ogíjares. Mi idea es que empezáramos a tener algo de repertorio propio, pensado para mis músicos (aunque por supuesto exportable a otras formaciones) y que se fuera convirtiendo en un clásico para esta cita. Para mí ha supuesto un reto darle un pequeño giro a mi manera de componer marchas de procesión: pasar del carácter serio y profundo en el que me desenvuelvo mejor a una pieza de carácter más amable y luminoso.

Ambas marchas serán estrenadas por la EmmdoBand, formación que dirijo, en los próximos conciertos de cuaresma: 24 de marzo en la iglesia de Santa Ana de Ogíjares (20:00h) y 7 de abril en la iglesia del Perpetuo Socorro de Granada (20:30h).

Anuncios

Tormentas y acordes: el videoclip

Aquí está el esperado videoclip de la canción que da nombre al disco. Hecho por Mon Creación Audiovisual en Granada, entre enero y febrero de 2017. Espero que os guste.


Lo que la tormenta va dejando

Me gusta crecer al lado de mis canciones. Me gusta ver los caminos que van tomando, los nuevos significados que van adquiriendo. Me acompañan a todas partes, y las llevo por emblema.

Están siendo meses de mucho trabajo: conciertos y promoción, entrevistas a veces casi diarias, constante intento de control de todo, conversaciones y negociaciones con mucha gente… Y eso que esto de momento es a pequeña escala. No me canso de llamar a puertas, de ofrecer acordes, de pensar en otros nuevos, de dejarme las yemas en el mástil… Todo eso no deja mucho tiempo a la reflexión, ya vendrá ese momento. Pero sí que tenía un poco descuidado este rincón, y de vez en cuando hay que airear y quitar telarañas.

Tormentas y acordes avanza despacito. Si aún no conocéis esta obra lo tenéis muy fácil: tiendas de discos de Granada, grandes superficies (Fnac, Corte Inglés), plataformas digitales… De momento os dejo el avance de lo que será el primer videoclip con la canción que da nombre al disco. Muy pronto estará el resto.


¡A escuchar se ha dicho!

Ya podéis escuchar mi disco Tormentas y acordes en Spotify, o comprarlo en iTunes.

https://itunes.apple.com/es/album/tormentas-y-acordes/id1171737226


Un pequeño adelanto…

Aquí os dejo un teaser de lo que será “Tormentas y acordes”… Muy pronto, mucho más…


La tormenta ya está aquí

Tormentas y acordes, mi segundo disco, está al caer. Una colección de diez canciones (nueve más una) hechas con el corazón. Este disco es honestidad y elegancia.

Portada.jpg

Con una banda de base formada por Imanol Falque (batería), Carlos Marín (bajo) y Luis Alemán (guitarra), he contado además con numerosas colaboraciones que han ido coloreando el disco y dejando cada uno su impronta. Han participado Mario Gutiérrez con su eléctrica; Quini Almendros haciendo un arreglo de pedal steel; las chicas de Cosmotrío con la calidez de sus cuerdas; mis amigos Manuel Álvarez, Ángel Hernández y Daniel Aguilar (trombón, trompeta y saxo, respectivamente), ejerciendo de soulmen; y un viejo conocido como Lolo de la Encarna a la guitarra flamenca, que junto con mi hermano Miguel Ángel ponen el sorprendente broche a la obra. A todos mil gracias.

Además quiero darles las gracias a Jose Enríquez, quien ha grabado y ha mezclado dos de los temas; Carlos Díaz, que se ha encargado de mezclar y masterizar; Jesús Ruiz, por su visión fotográfica; y Modesto Pérez por hacer el diseño captando la idea a la primera.

También gracias a todos los que estáis siempre ahí dándome ideas y animándome a seguir, y a todos los que os paréis a escuchar estas canciones. Seguimos andando.

sin título-201.jpg

sin título-40.jpg

sin título-194.jpg

sin título-80.jpg

_MG_6003.jpgsin título-144.jpg


TORMENTAS Y ACORDES

_MG_5943.jpg

Era una tarde lluviosa como ésta, cuando me senté frente a la ventana de mi cuarto y me quedé, como otras muchas veces, absorto mirando la lluvia. Siempre me ha gustado la lluvia, me inspira.

Cogí mi guitarra, rasgué un par de acordes… y todo empezó a fluir. La música me marcaba su discruso de forma natural, y en la letra empezaban a aflorar muchas cosas que sucedían, muchas sensaciones de lo que estaba viviendo. Entonces lo vi tan claro que mi idea no ha cambiado en estos dos o tres años: estaba ante el título de mi segundo disco.

Y ha sido este año, 2016, cuando por fin me he decidido a ponerme el traje de faena y embarrarme hasta las cejas, dejando que este proyecto marque mi día a día y me ponga a prueba musical, física y mentalmente (físicamente moralmente, que diría un grande).

Por suerte estoy contando con una ayuda extraordinaria, de muy buenos músicos y personas (es un topizaco, pero es que es verdad). Va a ser un disco variado, que incluirá canciones muy distintas que reflejan los distintos momentos en los que fueron compuestas; algunas quizá estén en el límite de antigüedad, pero no podía dejarlas en la cuneta.

También va a tener muchas sorpresas, muchas colaboraciones especiales y muchos detalles que ya iré desvelando. De momento, con estas imágenes podemos ir imaginando los sonidos que llegarán…

sin título-202.jpgsin título-43.jpg_MG_5998.jpg


Margot

Ahora que tenemos la Semana Santa encima aprovecho para rescatar este artículo que escribí cuando era joven, y que se incluye en mi libro Desde mi atril. Es una de mis marchas de procesión favoritas, pero es que realmente no es una marcha de procesión. Cuando te sumerges en esta obra te sumerges en la historia de la música española, en nuestra esencia, en muchas cosas… Y es lo que trato de inculcarles a mis alumnos de la EMMDOBAND ahora que la estamos trabajando. Aquí os dejo el artículo, casi íntegro.

…Andalucía es, sin duda, fuente de lirismo para compositores andaluces. Tan maltratada ha sido por los extranjeros y los forasteros, que me parece inútil insistir en ello. El fondo del sentimiento andaluz es triste, ¡y se empeñan en una continua pandereta!… (Carta de Joaquín Turina al crítico Víctor Espinós, en relación al estreno de Margot).

 Ha sido una petición, una insistencia mía para este año, una apuesta personal, un antojo… se puede decir de muchas maneras. Para mí ha supuesto abrir los ojos a un repertorio de Semana Santa que apenas se había escuchado en Granada, a veces pensamos que lo único que sabemos importar de Sevilla son las cornetas y las marchas de cascabeles y flautines. Pero hay mucho más en la Semana Santa sevillana, es el problema de no buscar la esencia y quedarse simplemente en la superficie. Y deberíamos adoptar lo que más se pueda adecuar a nuestro carácter o a nuestro sentir, no todo lo que se haga allí por el simple hecho de que se hace allí; lo que sería buscar una identidad propia sin renunciar a un intercambio enriquecedor.

Escuché la marcha Margot el año pasado interpretada por la banda del maestro Tejera en la catedral de Granada. Y la impresión difícilmente podría describirla musicalmente. Fue como una bella mujer que me hubiera dirigido la mirada en el momento menos esperado. Y mi pensamiento no sólo dijo “qué bella mujer”, fue más allá y me advirtió: “esos ojos no los vas a olvidar”. Como tantas otras veces, hay melodías o imágenes que me atrapan y no se quieren ir de mi cabeza durante semanas enteras, y esta vez con mucha intensidad, con un juego de sinestesias inexplicables y evocadoras. Por eso supe que me iba a poner lo más pesado que pudiera para que la tocáramos en Ogíjares. En ese sentido cabe un sincero agradecimiento a la banda del propio maestro Tejera, que respondió a nuestra petición enviándonos las partituras de la versión arreglada por Antonio Domínguez.

 La obra original

 En primer lugar hablaré de Joaquín Turina (Sevilla 1882-Madrid 1949), uno de los máximos exponentes de lo que se conoce como nacionalismo español. En España ese movimiento, consecuencia del Romanticismo, fue tardío con respecto a otros países europeos. No pretendo hacer aquí una disertación sobre el compositor (aunque sería interesante); sólo decir que fue a estudiar a París (al igual que Albéniz o Falla) con Cesar Frank. El propio Albéniz fue quien, una vez allí, le animó a incluir los rasgos de lo andaluz en sus composiciones, como el propio Debussy les había inculcado a él y a Falla. Turina representa la línea más tradicional de su generación, con apego a un Romanticismo ya en vías de extinción y a la forma cíclica como recurso para dotar de unidad a las composiciones.

Margot es una comedia lírica en dos actos (en origen eran tres). Fue compuesta en el verano de 1914. El libreto es de Gregorio Martínez Sierra, con aportaciones de su esposa María Lejárraga (la cual escribió a su vez libretos para Falla). Es una historia que habla del amor imposible, un triángulo amoroso que pone de manifiesto la disyuntiva entre un amor acomodado o un arrebato amoroso. En esa situación se encuentra José Manuel, un joven Sevillano de buena posición. Éste, en un viaje a París, conoce a Margot, una bellísima cabaretera famosa entre los locales parisinos. Ambos se enamoran, aquí también se puede ver un reflejo de la atracción por lo español de los franceses en aquella época, con muchos tintes de pintoresquismo. José Manuel vuelve a Sevilla, donde está Amparo, su novia de toda la vida, y con la cual además tiene algún parentesco familiar.

Es en la noche del Jueves al Viernes Santo (subtítulo de la marcha) cuando en una plazoleta sevillana se produce el reencuentro entre José Manuel y Margot, que ha viajado desde Francia para buscarlo. Esa escena es el cuadro tercero, supone el colofón del primer acto y es el momento de máxima tensión argumental. José Manuel, antes de hacerse efectivo el encuentro, tiene presentimientos, nota un enrarecimiento en el ambiente que le hace estar alerta, preparado para algo especial. A ello contribuye la expectación de la gente al paso de la procesión: el incienso, los tambores remotos, los nazarenos, el acercamiento del cortejo… Todo conforma una atmósfera que agudiza la sensibilidad. Cuando ve a Margot vuelve a sentir la efervescencia de la pasión, se entrega a sus brazos como el que encuentra un bálsamo que cura todos los males. Pero entonces se escucha una saeta… una saeta cantada por su novia Amparo. Es en ese momento cuando se desencadena la mayor lucha de sentimientos encontrados, y José Manuel huye, huye desprendiéndose de su amante, huye a la soledad porque tampoco se siente tranquilo yendo hacia Amparo.

A riesgo de desmontar el final diré cómo acaba, puesto que esta obra fue representada por última vez en 1999 y apenas se interpreta en versión de concierto. Se produce un encuentro entre las dos mujeres en la feria, y amparo comprende que Margot es su competidora. José Manuel hace su elección, se va a los brazos de Margot, pero ésta vuelve a París por el sentimiento de culpabilidad. Como se ve no hay final feliz, de hecho la obra acaba con un acorde de oncena que refleja esa zozobra.

Tuvo mejor crítica la música que el libreto, pero de todas formas la obra no triunfó. No caló en un público acostumbrado a la generación anterior de zarzuelistas (Chapí, Bretón…), que tenía características distintas. También se habla de boicot por parte de quienes no veían con buenos ojos las innovaciones introducidas por Turina en su primera obra escénica. El propio Turina decía que quería revitalizar la lírica española, y captar el aire andaluz con una comedia lírica que aportase nuevos acercamientos musicales. Pero una vez más en España las propuestas innovadoras no fueron demasiado bien acogidas.

 La adaptación a la marcha procesional

Hay varias adaptaciones de esa parte de la obra a marcha de procesión, aquí contamos con la versión hecha por Antonio Domínguez. La marcha oscila entre dos temas principales, uno en modo menor y otro en modo mayor. El tema en modo menor en la obra original es el que acompaña el reencuentro entre José Manuel y Margot; es un tema que va jugando con líneas melódicas descendentes. Apasionado, melancólico, es como una tristeza que se va sucediendo sin poderla frenar. Aparece siempre en las maderas, con distintas intervenciones de los metales, que a veces colorean algún motivo y otras le confieren un acompañamiento rítmico que intensifica el dramatismo. El otro tema está en modo mayor, aunque la melodía tiene guiños al modo frigio, una muestra del apego por lo andaluz. Este tema es una saeta, la saeta cantada por Amparo que hace dudar a José Manuel. Aparece primero de forma suave en los saxos y oboes, con armonías sensuales, y hacia el final de la marcha es presentada por los metales de forma contundente. Es el final apoteósico que refleja la lucha interior del personaje.

Nos encontramos por lo tanto ante una preciosa pieza, cuyas principales dificultades a la hora de escucharla son que no responde a la forma tradicional y la extrañeza que pueden producir ciertas armonías; es por eso que quizá en una primera escucha no acabe de entrar en nuestro oído. Pero si nos fijamos en sus detalles y la degustamos con calma nos encontraremos con todo un universo sonoro de gran belleza. A veces se crean climas tan delicados que da miedo romperlos con una respiración demasiado fuerte, otras veces sentimos la fuerza arrebatadora de una pasión… todo ello con la interacción de dos temas contrastantes, tratados de diversas formas.


Noviembre

Imágenes de un mes intenso, ya a toro pasado.

El estreno por partida doble de Climb the Mountain fue todo un éxito, la EMMDOBAND le dio vida de la mejor manera, demostrando todo el trabajo bien hecho durante meses. Agradezco a la Asociación Granadina de Esclerosis Múltiple su presencia y el cariño mostrado.

12316082_964103550328476_2656052291586199891_n.jpg12273759_10206941708733744_1718599780966696453_o.jpg

 

Además he tenido otros proyectos, como este precioso vídeo hecho entre amigos con una de mis canciones, Mientras haya un valiente. #GranadaEsMúsica…

… Así como grabación y arreglo de otro de mis temas, esta vez con la guitarra y las mezclas de Víctor Sánchez, quedando este resultado:

 

Y para terminar, una fantástica actuación con la chicas de Cosmotrío, que me invitaron a tocar un tema con ellas.

12295332_1085283618178702_817724828346381543_n

 

Diciembre promete estar cargado también, y para 2016… Quién sabe…


Climb The Mountain

¿Qué es esa frase? ¿Qué significa más allá de su sentido literal? ¿Por qué el título en inglés? Vayamos por partes.

Climb The Mountain va a ser el título de mi primer poema sinfónico para banda. Después de probarme en pequeña forma musical para banda (pequeña en cuanto a dimensiones, ya la complejidad puede ser mayor o menor) he decidido atreverme con algo más ambicioso, de mayor duración y más complejo a la hora de encajar las piezas.

CTM_cartel

¿Por qué ese título?

Un Poema Sinfónico es una obra musical en un movimiento, normalmente instrumental e inspirada en algo extramusical (un libro, un paisaje, una historia…). En este caso, la historia en la que me he inspirado es la de Kayla Montgomery, una joven atleta estadounidense diagnosticada de esclerosis múltiple, que no piensa parar de correr mientras su salud se lo permita.

En esta obra he querido reflejar la dulzura de la niñez y el espíritu deportivo de la protagonista de la historia; después, el drama que producen esos golpes implacables que la vida reparte de manera fortuita; y por último, como no podía ser de otra manera, la voluntad de sobreponerse, el esfuerzo por levantar la cabeza y la respuesta heroica a la adversidad.

Climb The Mountain, más allá de su significado literal (subir la montaña) es un grito de guerra, es un lema. Y nos lo podemos aplicar todos para superar nuestros retos, esas montañas que aparecen en nuestro camino y que tenemos que subir peleando y esforzándonos.

La obra estará dedicada a la Asociación Granadina de Esclerosis Múltiple, y los derechos que pueda generar irán íntegros a dicha asociación.